Ir al contenido principal

HIDRÓGENO VERDE

 

                   


              

Estamos asistiendo todos estos años al manejo de vocabulario desconocido, todos los años sale una palabra que se pone de moda, la repetimos hasta la saciedad en boca de los políticos y medios de comunicación, ahora toca la descarbonización.

El concepto de descarbonización es muy amplio y muy problemático. La industria sabe que hacerlo cuesta mucho dinero y muchos son conscientes que en años no gastaron un euro en modernización industrial. Solo tenemos que mirar  nuestra región Asturiana y como están esas empresas intensivas, cerrando, contaminando el agua, el ambiente con sus emisiones. Siempre les salió más económico pagar una multa que modernizarse tecnológicamente.



Pero como en estos momentos estamos inmersos en una nueva revolución, el cambio se producirá si o sí, el sistema parece que no aguanta más sin realizar esa palabra mágica denominada “descarbonización”.

El hidrógeno es el elemento químico más abundante de la naturaleza. Su demanda se ha triplicado como combustible, es una fuente de energía limpia que solo emite vapor de agua y no deja residuos en el aire, a diferencia de los combustibles fósiles.

Este gas la humanidad lo lleva empleando desde principios del siglo XIX para coches, dirigibles o naves espaciales. En 2030 se quieren alcanzar unos objetivos ambiciosos de descarbonización y con ello también se conseguirá abaratar su producción  un 50%, según previsiones del Consejo Mundial del Hidrógeno.

El automóvil de hidrógeno tiene ventajas importantes sobre los vehículos  eléctricos en la automoción, simplemente por ser un  sistema de recarga muy parecido al combustible actual. Su control por  los estados en conceptos de recaudación de impuestos es mucho más sencillo que con el eléctrico, es decir, es más cuantificable y medible, cosa que a los estados les importa mucho. Al mismo tiempo la inversión de las estaciones de producción y recarga la realizan empresas privadas y la red eléctrica la tendría que pagar el estado, cosa que con países casi quebrados será imposible. Por estos motivos y algunos más, será un sistema energético que tendrá mucho recorrido, solo tenemos que ver las grandes inversiones que realizan en el mismo las grandes compañías energéticas.



El hidrógeno es un combustible universal, ligero y muy reactivo, para conseguirlo se necesita realizar un proceso químico muy conocido al que llamamos electrólisis. Este método utiliza la corriente eléctrica para separar el hidrógeno del oxigeno que hay en el agua, si encima esa electricidad la generamos con fuentes de energías renovables, producimos energía sin emitir dióxido de carbono a la atmósfera, el cambio ya sería importante para nuestro hábitat.

Este procedimiento de generar hidrógeno verde ahorraría los 830 millones de toneladas de CO2 que se originan cuando este gas se produce mediante combustibles fósiles.

La obtención del hidrógeno verde por electrólisis a partir de fuentes renovables consiste en la descomposición de las moléculas de agua( H2o) en oxigeno ( O2) e hidrógeno ( H2)

·       . El agua utilizada para la electrólisis debe contener sales y minerales para conducir la electricidad.

·       Dos electrodos sumergidos en el agua y conectados a una fuente de alimentación aplican una corriente continua.

·       La disociación del hidrógeno y el oxígeno se produce cuando los electrodos atraen para sí a los iones de carga opuesta.

·       Durante la electrólisis se produce una reacción oxidación-reducción por efecto de la electricidad.

 

El hidrógeno tiene unas virtudes y también defectos. Las virtudes son; 100% sostenible; almacenable; versátil; transportable. Los defectos son; la seguridad, mayor gasto energético; coste si no depende de energías limpias.

Nuestra nación es dependiente de combustibles externos, deberíamos aprovechar esta gran oportunidad que nos brinda la tecnología y el cambio,  para invertir en estas formas de nueva y limpias de generar energía. El transporte público, las grandes ciudades, el transporte convencional y la población lo agradeceríamos mucho.

 

 


,

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

RETROFIT

                                                                        Existe un dicho que dice, “a un científico le das un problema y busca una solución, a un político le das una solución y se multiplicara el problema”. Esto es lo que pasa en nuestro país, cuando habla algún político o política iluminada. Hablamos de la descarbonización en plazo récord, pero después nos encontramos que si quieres realizarlo, solo te encontraras burocracia y costes excesivos absurdos o casi imposibles de realizar esa transformación, necesaria para reducir los contaminantes atmosféricos.   La burocracia nos paraliza infinidad de procesos de innovación y el aumento de la seguridad de nuestros vehículos, como puede ser la transformación de un vehículo convencional a uno eléctrico, o una mejora de las suspensiones de los automóviles actuales en nuestro poder. Proyectos, firmas periciales, firmas y documentos del taller, agente responsable, ITV, materiales homologados adjuntos al proyecto y un sinfín d

UN RAYO DE LUZ

                             En estos momentos parece que la apuesta por la energía solar va en serio, es simple, es limpia y gratuita. Si queremos cumplir las normas que nos hemos impuesto sobre la reducción de emisiones para los próximos años, será un sistema imprescindible para conseguirlo. Las empresas de todo el mundo están buscando la forma de reducir la huella de carbono en el transporte, al mismo tiempo ligereza y autonomía. El transporte urbano, por su   excelencia en recorridos cortos y una superficie elevada en el techo de dichos vehículo, podría aprovechar muchos sistemas energéticos diferentes a los combustibles fósiles, la primera la energía solar, las pinturas con nanotecnología aplicada al rozamiento del aire, en los diferentes paneles estructurales del autobús o aplicaciones eólicas, puede parecernos ciencia ficción, pero ya están ahí. La utilización de nuevos materiales puede aportar una elevada contención de costes no solo energéticos, también económicos, ya qu